Me gradué por segunda vez de Abogada en 2009, ya que a año anterior me había graduado de Licenciada en Derechos en España, siempre desde el colegio me había gustado trabajar con la gente, sobre todo a resolver conflictos, razón por la que mi trabajo de grado del Colegio y Universidad se centraron en procesos de Paz. Aunque me gustaban los temas de Derechos Humanos, al graduarme de la Universidad inicie trabajando en el sector financiero, son muy pocas las personas que apenas se gradúan consiguen un trabajo en el tema que los mueve, pero tengo que decir que fue lugar de mucho aprendizaje sobre todo porque el nivel de estrés que manejan mis compañeros de la mesa de dinero era escalofriante, además de una vida llena de carreras por conseguir ser alguien en la vida.

Lo que no sabía es que yo tendría que sufrir la misma situación más adelante. Al salir del Banco continúe con mi vida laboral en varias organizaciones y firmas de abogados trabajando temas de Derechos Humanos, viendo a víctimas del conflicto y haciendo seguimiento a sentencias de grupos ex armados. Fue mucho lo que debí leer, ver y conocer del lado más triste y crudo de la humanidad. A dicha situación se le adiciono un duro rompimiento amoroso, mezcla que desencadenó en una profunda depresión. Tanto así, que los altos niveles de estrés resultaron en 6 duros meses de insomnio. En ese entonces pensé que iba a morir, ya que al no estar el cuerpo descansado la sensación generaba síntomas de ataques de pánico. Fueron los 6 meses más improductivos de mi vida.

Gracias a la vida me encontré con un libro “Deja de ser tú” de Joe Dispenza. Libro el cual hacía una detallada y fácil explicación sobre el funcionamiento del cerebro y cómo iniciarse en la meditación para mejorar estados de ánimo, salud física y mental. Al ser abogada, absolutamente estructurada al principio pensaba que meditar iba a ser una pérdida de tiempo, pero como ya no tenía nada que perder después de haber visto a varios médicos, inicie en el mundo de la meditación y de la medicina alternativa. Tuve el acompañamiento de dos médicos Johana (Médica bioenergética) y Luis (Neuromodulador), quienes me ayudarán a hacer seguimiento de mis cambios.

Tres meses fueron suficientes para notar el cambio. No solo volví a dormir de forma maravillosa, sino que el mágico cambio de mi semblante, cara, cuerpo, pelo, piel, animó, vida empezaron a ser notadas por los demás. Me sentía feliz. Empecé a contarle a las personas el proceso que había tenido, a estudiar más sobre el tema, tanto así que mi vida empezó a girar en torno a la felicidad. Durante las investigaciones opte por que mi trabajo de MBA tratará sobre el Bienestar y Felicidad Organizacional. Y pues la vida se transformó.

Sigo siendo abogada, pero ahora es mi Hobbies, ya que estoy dedicada al conocimiento y a compartir lo que la ciencia ha investigado sobre la felicidad para poder difundirlo de forma práctica y clara a todos los seres humanos.

Hoy dictó Conferencias, seminarios, talleres y asesoró a CEOs, CFOs, Directivos, Artistas y personas que quieren manejar el estrés y ser felices. He escrito tres libros sobre cómo puede un ser humano mejorar su vida desde el punto de vista personal y profesional. Y cómo desarrollar la habilidad de ser FELIZ